Acerca de este blog.

Bienvenidos al mundo de este megamamífero herbívoro. Este blog de divulgación científica pretende informar acerca de diferentes temas y noticias dentro del mundo de la geología y la paleontología. Está dirigido a todo público, escrito de tal forma que no se necesite ser geólogo ni paleontólogo para entenderlo. ¡Disfrútenlo!

lunes, 3 de septiembre de 2012

La verdadera historia de los fósiles de Villa de Leyva.

Muchos colombianos hemos visitado alguna vez la población de Villa de Leyva. Quienes han ido, han escuchado las historias sobre los fósiles que allí son vendidos ilegalmente en cualquier esquina. Historias como: “Villa de Leyva fue un gran lago hace miles de años; allí vivían animales extintos”. La mayoría de personas califica estas historias como leyendas, de lo cual se asume la duda que existe acerca de su veracidad. En esta entrada quiero explicarles la verdadera historia de estos fósiles, para que todos entiendan que su existencia fue tan real como la nuestra.

Villa de Leyva es un municipio del Departamento de Boyacá, Colombia, ubicado a 40 Km al oeste de la ciudad de Tunja, la capital del departamento. Se encuentra sobre la Cordillera Oriental (Cordillera de Los Andes), en una zona montañosa que rodea un valle que actualmente ocupa la provincia de Ricaurte. La población se halla a 2.143 msnm.
Mapa de ubicación de Villa de Leyva (tomado de Wikipedia)

La temperatura promedio actual de Villa de Leyva se encuentra entre 17°C y 18°C. La región es dividida actualmente en tres zonas climáticas: zona seca (terrenos erosionados, pobres en vegetación; lluvias de 700 a 1000 mm/año), zona de cultivos (la zona más fértil; lluvias de 1000 a 1400 mm/año) y zona muy húmeda (lluvias 1400 a 1700 mm/año; finaliza en el páramo de Iguaque, a 3.600 msnm).

Pero Villa de Leyva no siempre fue lo que es hoy: no siempre tuvo las condiciones climáticas y geográficas actuales, y su fauna y flora también han cambiado.

Los famosos fósiles de Villa de Leyva fueron alguna vez organismos marinos que vivieron durante el Cretácico (145 a 65 millones de años –no miles de años-). En ese entonces el mar cubría gran parte del territorio colombiano, incluyendo el área que hoy se conoce como Villa de Leyva (no era un lago, era un mar). En este mar habitaban muchos organismos que ahora están extintos, pero que en esa época dominaban los océanos. Como ha ocurrido a lo largo de la historia de la Tierra, estos organismos morían y caían al fondo del mar; eran enterrados por sedimento, para luego fosilizar y ser preservados a lo largo del tiempo.

Así se veía la Tierra durante el Cretácico Superior (90 Millones de años)

Con el levantamiento de la Cordillera de Los Andes y el descenso del nivel del mar en el planeta debido a algunos cambios climáticos, este mar interno que cubría parte de Colombia retrocedió, dejando al descubierto las rocas que fueron formadas a partir de los sedimentos depositados allí durante el Cretácico. Esto permitió que hoy en día podamos encontrar en estas rocas los fósiles de los que hemos estado hablando.

Algunos ejemplos de estos fósiles son los famosos ammonites, que son los más comunes en tiendas y fachadas del pueblo, y los reptiles marinos, que son expuestos en museos y algunas colecciones privadas.

No es un caracol, es un cefalópodo...

Los Ammonoideos no son “caracoles que nadaban al revés”, como cuentan algunos lugareños. Son un grupo de moluscos cefalópodos extintos, que se acercan más a los nautiloideos y a los calamares actuales, y son bien diferentes a los caracoles. Vivieron en los oceanos desde el Devónico (hace unos 400 millones de años) hasta finales del Cretácico (hace 65 millones de años).

Fósil de Ammonoideo (ammonite)

Así se vería un ammonite durante el Cretácico (paleoilustración)

No son dinosaurios, son reptiles marinos...

Contrario a lo que muchos piensan, en Villa de Leyva no ha sido reportado ningún registro de dinosaurios (existe un trabajo en proceso sobre un fragmento de femur de saurópodo(?), pero aún no ha sido publicado). Estos fósiles enormes que han visto exhibidos en el municipio son reptiles marinos (muy lejos de ser dinosaurios). 

Entre los reptiles marinos encontrados en Villa de Leyva se destacan los plesiosaurios, pliosaurios, ichtiosaurios, mosasauros y el famoso Kronosaurus boyacensis. Este último muy conocido por el ejemplar exhibido en el Museo El Fósil (colección privada). Este individuo es el holotipo* de esta especie de kronosauro endémica de Colombia.

Kronosaurus boyacensis en el Museo El Fósil, Villa de Leyva.

Estos y muchos más fósiles encontrados en Villa de Leyva y sus alrededores (como tortugas, moluscos, crustáceos y otros organismos marinos) nos permiten reconstruir la historia geológica y paleontológica de Colombia. El estudio de estos, así como de todos los demás fósiles de Colombia, es de gran importancia para poder entender los cambios climáticos y geográficos que ocurrieron en nuestro país y nuestro planeta a lo largo de su historia. Esto nos permitirá tener pistas a cerca de cómo serán los futuros cambios que puedan ocurrir. Por esta razón el material fósil debe ser colectado únicamente con fines científicos. Este material no tiene legalmente ningún valor económico.

Aprovecho esta oportunidad para hacer un llamado a la población colombiana y del mundo que visita lugares como Villa de Leyva. Por favor NO COMPREN FÓSILES. No contribuyan a que el tráfico de fósiles en Colombia siga creciendo. Con el saqueo de fósiles destinados para la venta, no sólo se está traficando con patrimonio de la humanidad, sino que además se está robando gran parte de la información que los paleontólogos puedan necesitar en sus investigaciones. De esta información dependerá la veracidad de los resultados y la interpretación que les demos para entender el comportamiento de nuestro planeta, así como las expectativas que tengamos respecto al futuro, y la forma como nos prepararemos para este.


*Holotipo: ejemplar principal designado como ejemplar tipo de una especie en el momento de la publicación original. Es decir, el ejemplar cuyas características definen esta especie.