Acerca de este blog.

Bienvenidos al mundo de este megamamífero herbívoro. Este blog de divulgación científica pretende informar acerca de diferentes temas y noticias dentro del mundo de la geología y la paleontología. ¡Disfrútenlo!

jueves, 26 de septiembre de 2013

Los pequeños gigantes

Es un hecho que los dinosaurios han fascinado a los seres humanos desde su descubrimiento. Siempre los vemos como aquellos animales poderosos que reinaron en la Tierra durante millones de años. Pero muchas veces no vemos que delante nuestro existe un grupo de animales que, aunque no siembre haya "reinado", ha estado sobre la Tierra durante mucho más tiempo. Ellos vivieron junto a los dinosaurios y de hecho, sus orígenes se remontan a a la época de los orígenes de los dinosaurios. 

Pero, ¿quiénes son estos seres misteriosos que pasaron desapercibidos ante el protagonismo de estos fascinantes gigantes? Tal vez lo mejor sea no hablar en tercera persona: no "son". Sería mejor utilizar la conjugación "somos". Porque nosotros hacemos parte de este grupo de vertebrados que actualmente "reina" en el planeta y abarca la gran mayoría de nichos que antes ocupaban los dinosaurios. "Somos" los mamíferos. 

Para muchos de ustedes puede ser una sorpresa saber que los mamíferos vivieron junto a los dinosaurios. Para otros no tanto, porque muchos se dejan guiar por esas locas ideas que vende Hollywood, que muchas veces ha llegado hasta el punto de poner a un ser humano a vivir con un dinosaurio. Pero esto no es así. Los mamíferos que vivieron con los dinosaurios no eran humanos ni ningún tipo de primates. 

Imagen de la película "La Era del Hielo"

La gran mayoría de grupos de mamíferos que existían en aquel tiempo no eran como los mamíferos actuales. Aquellos mamíferos tampoco eran como los gigantes dinosaurios, eran pequeños. Muchos se extinguieron, otros continuaron pero evolucionaron hasta llegar a las formas actuales. De hecho unos pocos grupos de aquella época lograron llegar hasta nuestros tiempos. Y es por esos pequeños valientes que sobrevivieron (a esa gran extinción que acabó con los dinosaurios y algunos otros eventos) que estamos aquí. Gracias a las maravillas y misterios de la naturaleza y la evolución, esos "débiles" pequeñines le ganaron la batalla a la extinción, logrando sobrevivir a lo que estos grandotes reyes no. 

Los orígenes de los mamíferos se remontan al Pérmico, hace alrededor de 280 MA (Millones de Años). Para ese momento un grupo de reptiles de aquella época había sufrido algunos cambios en su anatomía que los hacían muy diferentes a los demás reptiles. Estas serían las formas que precederían a los primeros mamíferos. Aquellos vertebrados fueron nombrados como "sinápsidos" (Synapsida) y son conocidos gracias al registro fósil. Otro grupo de reptiles con características anatómicas diferentes daría origen posteriormente a los dinosaurios. 

Evolución de Mamíferos vs Dinosaurios

El primer gran grupo de sinápsidos que aparece en el registro fósil es conocido como los "pelicosaurios" ("Pelycosauria"). Estos animales presentaban una gran variedad de tamaños (de pequeño a grande) y hábitos alimenticios (insectívoros, piscívoros, carnívoros y herbívoros) y vivían en ambientes terrestres vinculados a cuerpos de agua.

Pasaron algunos millones de años y surgió un nuevo grupo de sinápsidos conocido como "terápsidos" (Therapsida). Los terápsidos presentaban características anatómicas mucho más parecidas a las de un mamífero que a las de un reptil. Habitaban ambientes más severos que los pelicosaurios, dominados por plantas terrestres y con menos cuerpos de agua. La presencia de terápsidos en ambientes más fríos coincide con el desarrollo de características que en los mamíferos se vinculan con la homeotermia (regulación de la temperatura corporal, manteniéndola independiente de la temperatura del ambiente). Había terápsidos carnívoros, insectívoros y herbívoros.

Los primeros "mamíferos verdaderos" (aquellos que han perdido casi en su totalidad las características "reptilianas") aparecen a finales del Triásico (hace alrededor de 120MA). Para ese momento ya existían algunos grupos de dinosaurios. Estos animales eran de tamaño pequeño, de unos pocos gramos. El cráneo de uno de estos mamíferos podría caber en la uña de un ser humano, e incluso ser más pequeño. La mayoría tenía hábitos nocturnos, lo que podría ser una gran ventaja para moverse con tranquilidad sin preocuparse por sus vecinos dinosaurios.

Hadrocodium: mamífero basal de China que vivió durante el Jurásico temprano.
Cráneo de Hadrocodium

Pero no todos los mamíferos mesozoicos eran unos pequeñines que se escabullían entre dinosaurios. Aunque no eran como un gran dinosaurio, algunos alcanzaban a tener un tamaño considerable, llegando a los 14 Kg. Pero algo que podría sorprender a muchos es que no sólo vivían junto a dinosaurios, sino que algunos de estos mamíferos comían dinosaurios. Es el caso de Repenomamus, un género del orden Eutriconodonta (en este orden se ubica los mamíferos mesozoicos conocidos de mayor tamaño), que podría llegar a alcanzar 1 metro de longitud y comía pequeños dinosaurios juveniles. Esto se sabe porque se han encontrado en el registro fósil ejemplares de este género con restos de dinosaurios juveniles en su cavidad visceral.

Reconstrucción de Repenomamus robustus, un mamífero carnívoro de alrededor de 1 metro de longitud, sosteniendo en su boca a un dinosaurio juvenil (Psittacosaurus) que acaba de cazar.

Los mamíferos "terios" (subclase Theria) aparecen a comienzos del periodo Cretácico. A este grupo pertenecen los mamíferos actuales. Uno de los grupos de mamíferos que aparecen en el Cretácico aún sobrevive en nuestros días. Quizá no sobreviven las mismas especies, pero en general son el mismo grupo y conservan las mismas características de sus parientes de aquella época. Este importante grupo son los marsupiales.

Para los que no conocen los marsupiales, algunos de los ejemplos más conocidos de marsupiales actuales son la Zarigüeya (conocida como "comadreja" en algunos países del sur de Sudamérica), el canguro, el Koala, el "monito de monte", entre otros. Los marsupiales pertenecen al grupo de los "metaterios" (infraclase Metatheria). 

Algunos marsupiales actuales

Los metaterios en algún momento llegaron a dominar los nichos que actualmente dominan los "Eutheria" o mamíferos planetarios. A este grupo pertenecen la gran mayoría de mamíferos actuales, incluyendo al hombre. 

Comparación (correlación) entre Eutheria y Metatheria según sus características, ambiente y hábitos alimenticios. Esto ocurre debido a fenómenos como "radiación adaptativa" (evolución divergente) y convergencia evolutiva.

Hubo marsupiales llegaron a tener un gran tamaño, algunos alcanzando el tamaño de un hipopótamo. Otros tuvieron apariencia un tanto peculiar, como Thylacosmilus, que tenía apariencia similar a un dientes de sable. 

Thylacosmilus, el "marsupial dientes de sable". Paleoilustración tomada de Wikipedia.

Una vez extintos los dinosaurios, para el periodo Cenozoico, los euterios toman una gran importancia. Aparecieron formas gigantescas, como el famoso Megatherium (conocido como "perezoso gigante"), formas voladoras como los murciélagos e incluso formas marinas, como los cetáceos. Estos 2 nichos no fueron conquistados por los marsupiales. Poco a poco los euterios se convirtieron en el grupo dominante y es actualmente el grupo de mamíferos más numeroso y que mayor diversidad presenta.


Algunos ejemplos de euterios actuales.


Es hermoso entender que los mamíferos no somos un grupo recién llegado a este planeta. Nuestros orígenes se remontan a millones de años atrás. Es increíble pensar que siendo en nuestros comienzos unos pequeños y débiles animalitos, hayamos logrado sobrevivir hasta la actualidad, incluso pasando por eventos tan importantes como aquel que extinguió a los dinosaurios. 

Tal vez el tamaño y las menor exigencia de alimento fue lo que nos ayudó a sobrevivir. Tal vez era más fácil escondernos de los grandes depredadores y claramente, en condiciones de escasez de alimento éramos privilegiados (no era mucho el alimento que necesitaba un animal de pequeña talla en comparación a uno de esos gigantes dinosaurios). Son muchos los factores que nos dieron ventajas, entre otros por ejemplo la homeotermia, que nos permite regular la temperatura de nuestro cuerpo y adaptarnos más fácilmente a cambios en la temperatura del ambiente.

Si algo podemos aprender de esta historia es que no siempre el más fuerte y el más grande es aquel que logra sobrevivir.